Propolis

PROPOLIS Ó PROPOLEO

propóleo
El propóleo es considerado un antibiótico natural.

Podría asegurarse que las abejas son casi tan antiguas como el hombre, o tal vez algo más, ya que se ha establecido recientemente que su aparición en la Tierra data del periodo terciario, hace aproximadamente sesenta millones de años.

Uno de los productos que fabrican las abejas es el própolis (pro-, ‘delante’ y -polis, ‘ciudad’), cuya denominación no es nada casual, ya que las abejas colocan el propóleo en la entrada y en las grietas de las colmenas para que, con sus propiedades antibióticas, impidan la entrada de bacterias y otros agentes nocivos que, a buen seguro, serían un peligro mortal para la comunidad.

En su estado natural, el propóleo se presenta como una sustancia resinosa de color amarillo verdoso o pardo rojizo, compuesto por resinas que las abejas recogen de los árboles y a las que han añadido otras sustancias elaboradas por ellas mismas. El propóleo se compone básicamente de resinas, ceras, aceites esenciales, aceites volátiles y hasta un total de más de cincuenta componentes. , pero a pesar de los avances tecnológicos de los análisis químicos, aún permanece la incógnita sobre varias sustancias que hasta hoy no han podido determinarse y que resultan cruciales para poder aprovechar al máximo sus propiedades.

PRESENTACIONES COMERCIALES

En la actualidad existe una infinita gama de productos que usan el propóleo y cada vez adquiere más importancia debido a sus valiosas propiedades terapéuticas.

Te ofrecemos nuestras formas de presentación para que puedas usarlas según necesites.

Para que te cuides por dentro:

Y para cuidarte también por fuera:

Para el cuidado de tus animales de compañía: