La avena, un gran reconstituyente

Publicado en03/02/2014 Por
La avena (Avena sativa) es un cereal nutritivo, remineralizante y reconstituyente. Además de darnos fuerza y vigor, la avena es rica en fibra soluble, calma los estados nerviosos e facilita el metabolismo de producción de energía. Otra de las ventajas de este cereal es que se puede consumir de diferentes formas: grano, harina, copos, salvado, agua de avena y licuado de avena (leche de avena).

Características nutricionales de la avena

La avena es rica en proteínas (11%), grasas insaturadas (ricas en linoléico), vitaminas (vitamina E y, sobre todo, del grupo B: B1, B2 y B3) y minerales (calcio, hierro, magnesio, potasio, manganeso, fósforo, cinc y silicio). Tiene menor contenido de hidratos de carbono que otros cereales, pero la fibra es más completa: contiene elementos solubles e insolubles.

Ventajas de la avena para la salud

  • Ayuda a sobrellevar el desgaste intelectual.
  • Es un buen reconstituyente en situaciones de estrés.  Reduce la ansiedad y evita el decaimiento.
  • Es idónea en etapas de crecimiento en la alimentación infantil.
  • Es útil para personas que realizan una gran actividad muscular y en deportistas.
  • Refuerza la fecundidad (por su contenido en avenasterol).
  • Aumenta la producción láctea, si la mujer toma avena durante el embarazo y la lactancia.
  • Es una excelente fuente nutricional para la tercera edad.
  • Favorece la recuperación en estados de convalecencia.
  • Se recomienda en personas diabéticas.
  • Mejora el buen funcionamiento del páncreas.
  • Favorece la digestión de las grasas.
  • Ayuda a reducir los altos niveles de colesterol.
  • Reduce la velocidad de absorción de los hidratos de carbono.
  • Es un cereal adecuado en trastornos de acidez gástrica.
  • Regula el tránsito intestinal (en grano o copos).
Avena

Cómo preparar la avena

  • En grano: por cada medida de avena integral, se utilizan dos medidas de agua. Se hierve a fuego medio durante una hora como mínimo. Conserva al máximo sus cualidades nutritivas.
  • Agua de avena: por cada litro de agua, se usan dos cucharas soperas de granos de avena integral. Se hierve durante 15 minutos y después se cuela. Se puede tomar fría o a temperatura ambiente. Remineraliza, aporta vitaminas, es laxante y diurético suave.
  • En copos: se obtienen después de prensar los granos y eliminar la cascarilla externa, sin perder el salvado. Este tratamiento permite tomar los copos de avena crudos (con yogur, kélir o leche) o cocinarlos en poco tiempo (unos 10 minutos).
  • En harina: puede utilizarse para espesar sopas.
  • Salvado de avena: se toma mezclado en un yogur, kéfir, leche o en una crema. Es rico en fibra soluble, regulariza el tránsito intestinal y regula el exceso de colesterol en sangre.
  • Leche de avena: es de fácil digestión.
  • Crema de avena: para prepararla, debemos hervir, durante 8 minutos, 3 cucharadas soperas bien colmadas de copos de avena en 400 ml de agua mineral. Después se añaden de 50 a 100 gramos de verduras cortadas finas, una cucharada de aceite de oliva virgen y una pizca de sal. Pasados los 8 minutos, se bate todo y se hierve 2 minutos más.

Usos cosméticos de la avena

La avena, aplicada por vía externa, también aporta grandes beneficios para la piel: regenera y protege el cutis, proporciona suavidad y elasticidad a la piel, limpia impurezas y es útil en casos de pieles irritadas, eccemas y para tratar alergias. Podemos preparar un peeling de avena mezclando harina de avena, un poco de aceite de oliva y zumo de limón. Se utiliza para limpiar impurezas y asperezas de la piel, frotándola sobre la zona afectada. Foto: es.123rf.com
Artículos relacionados
Dejar un comentario
Deja su comentario
Por favor login para publicar un comentario.

Menú

Ajustes

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse