Aceites macerados

Los aceites macerados se caracterizan por aunar las propiedades de los componentes con los que se elaboran. Por un lado se aprovecha la acción emoliente (suavizante) de aceite básico (uno de los más empleados suele ser el de almendras dulces, oliva o sésamo) y por otro, las propiedades específicas de cada una de las plantas medicinales elegidas.
¿Cómo se elaboran los aceites macerados?
Tal y como nos indica el botánico catalán Pio Font i Quer, autor del ‘Dioscórides renovado‘:
• Se preparan 100g de la planta seca elegida, se introducen en una botella de boca ancha, y se cubre con 1 litro del aceite básico elegido, asegurándonos de que no queda ninguna parte sin cubrir, ya que podría estropearse.
• Se cierra bien la botella y lo dejamos durante 40 días y 40 noches, al sol y sereno.
• Todos los días se remueve la botella suavemente.
• Pasado el tiempo señalado se filtra el aceite y se guarda en botellitas de cristal bien tapadas (preferentemente de color ámbar).
• Se guardan en un lugar fresco y oscuro.

NOTA: si la planta está fresca, debemos secarla bien en un lugar oscuro y ventilado, colgada boca abajo

Propiedades medicinales de algunos aceites macerados para uso tópico
Macerado de las plantas detalladas en aceite de almendras dulces, de oliva virgen o de sésamo u otro aceite básico.

Aceite de ÁRNICA 30ml / 125ml:

arnica
Oleomacerado de las flores de Arnica montana. Tiene acción antiinflamatoria, cicatrizante, antiséptica, antifúngica. Es muy útil en inflamaciones articulares, contusiones, torceduras, golpes, chichones e irritaciones cutáneas. No se emplea en heridas abiertas.

 

Aceite de ALCAMAE  (RAÍZ DEL TRAIDOR) 30ml /60ml:

Oleomacerado de la raíz de Alkanna Tinctoria.  Tiene un efecto hidratante y regenerativo. Indicado para problemas de la piel, cicatrización de las heridas, psoriasis y para el tratamiento de quemaduras.

Aceite de CALÉNDULA 30ml / 125ml:

calendula
Oleomacerado de las flores de Calendula officinalis. Es excelente para pieles secas, delicadas y sensibles que se irritan con facilidad. Es uno de los aceites más empleados en niños y ancianos, por sus propiedades dermoprotectoras. También es antiinflamatorio, antiséptico, fungicida y cicatrizante. Acelera notablemente la curación de heridas, escaldaduras, picaduras de insectos, dermatitis, eccemas y vulvovaginitis.

 

 

Aceite de GORDOLOBO 30ml / 125ml:

gordolobo
Oleomacerado de las flores de Verbascum thapsus. Tiene una acción calmante. Útil en quemaduras, sabañones, hemorroides. Aplicado sobre el cabello, mantiene el color rubio dorado de los cabellos teñidos, los hidrata y les da brillo.

 

Aceite de OREJA DE OSO Y GORDOLOBO 30ml:

Oleomacerado de las flores de Verbascum thapsus y las hojas de Ramonda Myconi. Tiene una acción calmante y astringente. Aplicado en las hemorroides ejerce un efecto vasoconstrictor y ayuda a calmar el picor.

Aceite de HIPÉRICO 30ml /125ml:

hiperico
Oleomacerado de las flores de Hypericum perforatum. Se emplea en todo tipo de tratamientos regeneradores, en quemaduras, llagas, heridas, contusiones (conocido popularmente como ‘oli de cops’, es decir, aceite para los golpes), acné, eccemas y psoriasis. Calma el dolor y activa la circulación sanguínea, lo que lo hace útil en hemorroides. Tiene efecto antiviral en uso tópico para herpes labial.
Evitar la exposición solar después de su aplicación.

Aceite de MANZANILLA 30ml / 125ml:

Oleomacerado de las flores de Matricaria recutita maceradas en aceite de almendras dulces. Ejerce una acción emoliente, calmante y antiséptica. Excelente remedio para el acné, eccema, psorasis y piel irritada. Adecuado para todo tipo de pieles. Muy útil para evitar la infección y la irritación cutánea si se aplica después de la depilación. Alivia los cólicos intestinales masajeando el abdomen.

Aceite de PERILLA 10ml / 125ml:

Oleomacerado de las hojas de Perilla frutescens. Tiene acción antialérgica y antiinflamatoria. Útil en alergias cutáneas, escozor y urticarias.

Aceite de RUDA 30ml / 125ml:

ruda
Oleomacerado de las flores de Ruta graveolens. Tiene una acción venotónica y vasoprotectora. Tiene una cualidad rubefaciente. Indicado en dolores osteoarticulares, en contusiones sin heridas y en unturas externas sobre el oído cuando hay problemas de falta de riego sanguíneo que se manifiesta en forma de acúfenos (‘ruidos’) o ligera sordera.

 

 

 

 

 

 

 

 

Recursos bibliográficos:
• Pio Font i Quer. Plantas Medicinales ‘El Dioscórides Renovado’. Ed. Península.
• Dr.Berdonces. Gran enciclopedia de las plantas medicinales. Ed. Tikal.
• Vademecum de Prescripción Médica. Plantas Medicinales. Ed. Massons.

NOTA: Este documento sólo tiene propósito informativo y educativo. No pretende dar consejos médicos.